El tratamiento químico del agua consiste en aplicar productos específicos que garanticen la higiene, conservación y transparencia perfecta del agua.

Cuatro son los pasos que debemos seguir para el correcto tratamiento del agua de nuestra piscina:

Ajustar el pH

Uno de los parámetros que más afectan a la eficacia de los desinfectantes es el nivel de pH del agua. El nivel debe estar siempre entre 7,2 y 7,6.

Este intervalo, además de conservar la instalación en óptimas condiciones, es el ideal para la piel y los ojos del bañista. Un pH elevado o reducido disminuye el efecto de desinfección obligándonos a consumir más producto y por tanto gastar más dinero y poner en riesgo nuestra salud.

Para mantenerlo entre estos dos valores analice diariamente el pH con un estuche analizador de cloro y pH y utilice los Minoradores e incrementadores de pH

Desinfección

Tener limpia el agua de nuestra piscina es fundamental para evitarnos problemas de salud. Aunque el agua esté clara y transparente, existen microorganismos que hay que eliminar mediante una correcta desinfección.

Los métodos más comunes para desinfección del agua son:

• Cloro:

El cloro Inactiva de forma efectiva un amplio rango de patógenos que se encuentran normalmente en el agua, deja un residual en el agua que es fácilmente medible y controlable. Es económico y es un desinfectante que se ha usado con éxito durante muchos años en la el tratamiento de aguas.

• Bromo:

El bromo es un potente oxidante ideal para desinfectar el agua de la piscina con el mismo grado de eficacia que el cloro. Es muy contundente contra las bacterias, virus y hongos además de eliminar las impurezas orgánicas del agua, pero a diferencia del cloro, no desprende olores desagradables, no irrita las mucosas y posee gran tolerancia al aumento de la temperatura y a las variaciones de pH, con lo que es idóneo para piscinas cubiertas, piscinas con bombas de calor o spas.

• Oxígeno Activo:

Tratamiento desinfectante oxidante que consiste en el uso simultáneo de productos a base de oxígeno más un activador. Es compatible con otros tratamientos a base de cloro o bromo.

El tratamiento con oxígeno es, sin duda más débil, que las realizadas con Bromo o Cloro. Está recomendado para piscinas privadas donde se bañan niños o ancianos o aquellas personas alérgicas al cloro y que lleven un mantenimiento muy minucioso y preciso.

 

Cada semana además de desinfectar debemos proteger nuestra agua; el uso de productos de mantenimiento ayudan a mantener el agua en perfectas condiciones evitando la proliferación de algas, la aparición de espuma y le evitarán tener que realizar agresivos tratamientos de choques.

Descargar PDF

Más vale prevenir que curar!

Clarificación del agua

Los Clarificadores o Floculantes son productos que ayudan al filtro y/o Skimmer a absorber las partículas más pequeñas agrupándolas y facilitando así su recogida, gracias a estos productos evitaremos la turbidez y aparición de espuma y además eliminaremos los restos de aceites o cremas que quedan flotando en el agua mejorando así el rendimiento de los filtros.

Los formatos concentrados y monodosis permiten una fácil utilización, olvidándonos así de complicados sistemas y cálculos y permitiéndonos alargar su acción durante más tiempo.

Pool Gel –Clarificante en monodosis en formato gel. Uno al mes y su piscina lucirá radiante.

Además encontramos productos de origen natural como Natural Clarifier de CTX elaborado en base de Chitosán (cáscaras de crustáceos) compatible con todo tipo de piscinas; el tratamiento más sano para una piscina brillante.

Evitar las algas

Aún teniendo la piscina desinfectada, puede producirse la aparición de algas procedentes de residuos químicos o agentes externos como las plantas o árboles alrededor de la piscina, lluvias, cambios bruscos de temperaturas etc… Para evitar estos problemas se recomienda el uso de productos de prevención como son los Eliminadores de fosfatos.

Los fosfatos son fertilizantes que sirven como nutrientes de las algas; Eliminando los fosfatos, destruimos el alimento de las algas y por tanto inhibiremos su crecimiento.

La concentración de fosfatos de una piscina se puede medir a través de tiras analíticas disponibles en el mercado, se recomienda mantener una concentración inferior a 25ppb (partes por billón).

PhossFree de CTX es un producto de origen natural que previene la aparición de algas ahorrándole así la tarea de usar productos más agresivos una vez las algas hayan aparecido. Su formato concentrado le permite ahorrar dinero y aprovechar al máximo cada gota de producto.

.

Más sencillo todavía

En línea con la tendencia de facilitar el tratamiento y asegurar al usuario el disfrute pleno de su piscina, CTX lanza este año al mercado CARE PODS, es un producto de mantenimiento 3 en 1 que permite la eliminación de fosfatos, la clarificación del agua y la eliminación de restos de aceites y cremas en un solo POD.

Gracias a su formato monodosis en film hidrosoluble, la facilidad y seguridad en el uso del mismo están garantizadas.