En las instalaciones interiores climatizadas el elevado nivel de evaporación del agua del vaso aumenta la humedad relativa y absoluta del recinto.

Por tanto, se hace indispensable el control de la temperatura seca y la humedad relativa para evitar la formación de condensaciones y garantizar el confort de los usuarios que depende de:

1.- Si la temperatura y la humedad son bajas los usuarios que salen del agua tendrán sensación de frío, ya que a la baja temperatura se le une el agua que se evapora de la piel del usuario y el calor latente que pierde a consecuencia.

2.-Si la temperatura y la humedad son altas el efecto es el contrario, el usuario tendrá sensación de sofoco, porque a la alta temperatura se le une que la evaporación del agua de la piel no se produce de forma adecuada.

Para solucionar estos inconvenientes en las piscinas cubiertas los equipos deshumidificadores son indispensables para el control de la humedad y de la temperatura ambiente del recinto.

Garantizan los siguientes parámetros de confort:

-Humedad relativa constante: valor de referencia entre un 60 y un 65%

-Temperatura del aire: valor de referencia de 2 ºC por encima de la temperatura del agua con un máximo de 30 ºC.

Con el circuito frigorífico que incluyen los deshumidificadores se consigue extraer la humedad del aire ambiente para posteriormente calentarlo y poder devolverlo al recinto de la piscina en las condiciones óptimas.

Dentro de estos equipos existen dos tipos:

Las consolas deshumidificadoras están diseñadas para pequeñas instalaciones, ubicándose preferentemente en el mismo recinto de la piscina u opcionalmente en una sala técnica adosada al recinto. Su característica principal es que no requiere de ningún tipo de instalación de conductos. Es suficiente con una toma eléctrica y un desagüe.

Las centrales deshumectadoras garantizan el máximo ahorro energético aprovechando la energía sobrante para calentar el agua de su piscina o el aire del recinto de la piscina. Tienen la posibilidad de renovar el aire aprovechando las condiciones óptimas de humedad y temperatura mediante sistemas recuperadores o freecooling (sistema de 3 compuertas motorizadas para intercambiar aire interior y exterior). De esta manera, se asegura la renovación de como mínimo un 10% del aire del recinto de la piscina, optimizando las condiciones de confort.